Make your own free website on Tripod.com

SEÑOR DE LA PEÑA

Cruzando El Barrial de Arauco, rodeada de cerros y al pie de los mismos, emerge en el silencio del paisaje una enorme piedra....

El señor de la Peña

Monumento que la naturaleza, criatura de Dios ha puesto para testimoniar la sólida y antigua fe de un pueblo el Riojano.

Dios habla de muchas maneras, y también a través de la naturaleza y aquí lo hace desde muchisimos años, desde esta roca, en la que se reconoce el Rostro de su hijo.

Mucho mas que un lugar turístico, es un lugar Sagrado. Porque es tierra de encuentro de dios con los hombres, del señor con su pueblo.

El Señor de la Peña es un gran peñasco, de aproximadamente 12 m de alto por unos 20 m de periferia, de rojiza tonalidad, desprendido no se sabe cuando del segundo Cordón de la Sierra del Velazco, y esta ubicado junto al Barrial de Arauco (zona de acumulación de arcillas finas).

Es muy posible que los indígenas, con seguridad del fenómeno, hayan adorado a esta piedra como un Dios. Luego, conocieron a través de la historia que los primitivos indígenas de estas regiones (Los Diaguitas) eran tan propensos para adorar todo aquello que semeje forma humana, es seguro que llegaron a convertir a esta enorme piedra en un nuevo objeto de sus idolatrías. Al respeto, se conoció que eran costumbres de estos (Los Diaguitas) las antiguas fiestas en honor de "Llastay" (Dios de la Ecología); y explica en otros tiempos, según la tradición de los habitantes ancianos de Aimogasta solía servir (el peñasco)de refugio a los cazadores de la comarca, que allí depositaban ofrendas a Llastay, Dios protector de los animales silvestres y al mismo tiempo Dios de la caza.

De allí que podría ser este el comienzo de este culto y que a la llegada de los conquistadores españoles, quien en el afán de conseguir su sumisión, les hayan hecho aceptar que allí estaba la figura universal de Cristo. Por otra parte, se dice que a medida que avanzaba la colonización, y el Cristianismo hacia sentir su influencia entre Los Diaguitas, el culto prehispanico se convirtió poco a poco en un culto al Señor de la Peña (peña al decir de los españoles por piedra del decir americano); y desde entonces fue tomando ya características de la religión Católica y debió comenzar a llamarse al enorme ídolo por el nombre que hoy tiene.

Lo cierto es que ya en el siglo pasado se hablaba de la "peña del barrial" o simplemente la peña. La autoridad eclesiástica ponía ciertos reparos a esta devoción popular, por los peligros de fetichismo e idolatría, y por que algunos comportamientos de los devotos contradecían las normas y el clima espiritual de la Semana Santa.

El primer documento eclesiástico que conocemos es de marzo de 1956, y lleva la firma de Mons. Froilan Ferreyra Reinafe ( primer Obispo de La Rioja), en vista del informe elevado por el Cura Párroco de Aimogasta, entre otras cosa dice: corresponde al Párroco velar porque estos actos se encuentren dentro del Espíritu y normas que prescriben las leyes canónicas, a fin de evitar supersticiones y deformaciones perniciosas. Con las limosnas que allí dicen se recogen procure ( el Párroco ) adquirir en propiedad un terreno adecuado y erigir una Capilla o por lo menos un Vía Crusis que de al lugar un sentido de piedad y verdadera devoción Católica. Es as que en 1908 el Costeño Julio de la Fuente y el Machigasteño Vicente Cedano colocaron sobre la cúspide de la piedra la Cruz de hierro que aún se conserva.

La llegada de Monseñor Enrique Angelelli (1968) guiado por la orientación pastoral del concilio Vaticano II significa un gran paso para la aceptación definitiva de este lugar como un espacio de verdadero regocijo Cristiano, a través de su nueva tónica en la atención pastoral. Luego, por aquel entonces el primer Parroco del Dpto. Arauco Pbro. Julio Cesar Goyochea construyó el primer Vía Crusis de piedra y cemento; de esta manera comenzaron las obras para brindar a peregrinos y devotos una mayor comodidad. En 1974 se construyeron los primeros baños públicos, en 1975 el primer local para la sala de primeros auxilios, en 1976 una pileta de 12.000 lts. De agua potable. En 1978 se promulga el Decreto Ley 3828 por el Gobierno Provincial ( Gobernador Llerena) adjudica al Obispado de La Rioja, un total de 30 Has. En un polígono cuya superficie encierra 8.823 mts2.

Después bajo la administración Comisión Parroquial continúan las obras dirigidas por la citada comisión y costeadas con el aporte de devotos y peregrinos. Se realiza un arco de entrada, se nuclea en una galería la sala de primeros auxilios, la sala parroquial, y una sala para las promesas. Cerca del arco se efectuaron dos salas de control ( Policial y Municipal), además un nuevo cuerpo de baños públicos y se delimita con un cordón la " zona de oración ", obra en acción mancomunada de Gobierno Departamental. En julio de 1984 el Gobierno Provincial del Dr. Carlos Menem confiere nuevamente mediante el Decreto Ley Nº 4.344 23 Has. Más, que amplían el predio santo. Por último se construye una capilla con altar para la celebración de las misas, en este año se inaugura la primera bomba extractora de agua junto a esto esta planificado y aprobado la realización por parte del Gobierno Departamental y Provincial del "Huerto de los Olivos".

El paraje esta situado a 47 km al sudoeste de Aimogasta, a 104 km de la ciudad de La Rioja. Sus vías de acceso son las rutas provinciales Nº 9 y 7.

Durante las últimas semanas santas arribaron al lugar alrededor de 50.000 personas de todo el país

Volver